Ofrenda Lírica

Historia dedicada a un escritor joven quien a los 20 años escribió su primera obra y a los 23 se casó pero al cumplir 40 años perdió a su esposa, una hija y un hijo, de este hecho nace OFRENDA LÍRICA y otros libros más. Su nombre fue Tagore  quién nació en Calcuta el 6 de mayo de 1861 y murió en la localidad de Santiniketán, cerca de Bolpur, Bengala, el 7 de agosto de 1941, a los 80 años de edad.

Ofrenda lírica, libro de poemas aparecido en 1913, marca la relación de Dios con sus criaturas. Tagore se siente obligado a una entrega total a Dios:
Mi oración, Dios mío, es ésta:
hiere, hiere la raíz de la miseria en mi corazón.
Dame fuerza para llevar ligero mis alegrías y mis pesares.
Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles.
Dame fuerza para no renegar nunca del pobre ni doblar mi rodilla al poder del insolente.
Dame fuerza para levantar mi pensamiento sobre la pequeñez cotidiana.
Dame, en fin, fuerza para rendir mi fuerza, enamorado, a tu voluntad.

Como un eco de Job y del escritor de los Salmos - y como de seguro le ha sucedido a usted también-, Tagore sufre la aparente ausencia de Dios, quien parece jugar caprichosamente al escondite con el hombre que le busca y le llama. Pero Dios no desaparece. Aparece siempre.

La última página de Ofrenda Lírica,  alcanza la cumbre del pensamiento y del espíritu, es otra oración en la que Tagore pide ampliar el campo de su más íntima experiencia espiritual y dice así:

 
Permíteme, Dios mío, que mis sentidos se dilaten sin fin, en una salutación a Ti, y toquen este mundo a tus pies.
Como una nube baja de julio, cargada de chubascos, permite que mi entendimiento se postre a tu puerta, en una salutación a Ti.
Que todas mis canciones unan su acento diverso en una sola corriente, y se derramen en el mar del silencio, en una salutación a Ti.
Como una bandada de cigüeñas que vuelan, día y noche, nostálgicas de sus nidos de la montaña, permite, Dios mío que toda mi vida emprenda su vuelo a su hogar eterno, en una salutación a Ti.


Los editores de las Obras escogidas de Rabindranath Tagore tuvieron el acierto de incluir al final del tomo, en la página 1.282, un breve texto que el poeta titula Despedida: No puede traicionar la realidad. Creo y proclamo que la vida puramente material es incapaz de satisfacer los anhelos del espíritu: ¡Llévanos a lo Real, a la Verdad que es eterna! ¡De esta oscuridad que nos ciega a la Verdad infinita que dice que Tú eres nuestro Padre verdadero! ¡Líbranos de las tinieblas del deseo, esa miseria del corazón! ¡Éntranos en la luz!
¡De la muerte, llévanos a lo Inmortal! ¡De todo lo que es transitorio, llévanos a la Verdad eterna!

La verdad eterna sólo se logra así:

 
  Recibiendo a Jesús como tu Real Señor de Tú corazón y no mezclándolos  con demonios religiosos tu vida. Todos los que hemos recibido a Jesús como nuestro Señor y Salvador, somos considerados Hijos de Dios. El que a mí viene dice Jesús...No le echo fuera. Pero si continuas tal como estás no alcanzarás la gloria de Dios que tanto deseas.

Si no has hecho la oración de fe, ésta es tu oportunidad de decirle al único que te puede garantizar la vida eterna, lo siguiente: Señor Jesús he pecado contra ti, contra el cielo y contra mi cuerpo que es templo del Espíritu Santo, te pido perdón y me arrepiento de todos mis pecados, límpiame e inscribe mi nombre en el libro de la vida.

Dios te Bendiga y le doy gracias a Dios por la decisión que tomasteis, este es el tiempo que Dios a escogido para Ti, no lo desperdicies.

                 Ahora te invito hacer clic aquí para que te fortalezcas en el Señor

 

Biblia Gratis Libros Cristianos El Éxito es  Para Ti Aprende a ser Feliz

 El Peligro del Enojo

Oramos Por Ti 

Testimonios

Si crees que este documento te ha sido útil...envíaselo a una amistad

Esta historia es dedicada al dolor sufrido por mis hijos Laura y Juan, quién desde muy corta edad fueron separados de su padre, el director de este dominio, hoy ya adultos espero que comprendan que Dios al que ama disciplina y que donde ellos estén Dios los guiará por caminos de vida eterna. Los Amo a ambos.

Si esta historia se parece a la suya, quiero que sepa que Dios también está en el dolor y el es fiel para sanar todas sus heridas, lo hizo conmigo y lo hará con usted. Bendiciones
Este escrito llega a usted por cortesía de www.protestantedigital.com y modificado por Juan quintero de www.panamae.com