Atravesando el Desierto

feliz98.jpg (289×225)

 

Siempre hay un día más, cuando todo parece no tener solución, cuando más preocupados estamos, siempre hay un día más. Cuando nos olvidamos del canto de los pájaros, del azul del cielo y sus estrellas, de la sonrisa de los niños, siempre hay un día más.

Sin darnos cuenta el tiempo va pasando y junto con él cosas bellas que no apreciamos, es irónico, no tenemos tiempo para disfrutar de las cosas bellas de la vida, sin embargo ellas están ahí esperando ser apreciadas, ellas tienen todo el tiempo del mundo, ellas no mienten, no traicionan, siempre están ahí para cuando nos decidamos a tomarlas.

Siempre hay un día más, un día más para el amor,  para la fe, y  para la felicidad, ese día siempre están allí esperándote. Cuando más derrotados estamos, y sentimos que estamos solos, confesando con nuestra boca: Nadie entiende nuestro dolor, nadie comprende nuestros sentimientos, y hasta decimos: no hay solución a nuestros problemas. Es allí en el desierto de nuestro diario vivir que la nube de Dios, viene y nos cubre para que el sol de pecados, errores, y emociones encontradas sean cubiertas por su rocío de esperanzas. Por lo general  nos olvidamos de que siempre hay un día más,  para cambiar las cosas, y encontrar la cura a nuestro dolor, a nuestro sufrimiento, y cambiar el curso de nuestras vidas.

No estás solo, no estas sola, abre tus ojos y ve a tu alrededor, tal vez hay alguien que está sufriendo más que tú, tal vez hay alguien que necesita de ti y no te das cuenta, tal vez ni siquiera estás sufriendo, párate y sal y trata de aprovechar un día más, y nunca olvides que siempre hay un día más... para cambiar....

Te quiero mucho amada, Dios te bendiga, te desea de corazón que el Todopoderoso conceda el deseo de tu corazón.... una buena amiga....
Anónimo

prueba1.jpg (296×169)

Quiero decirte que la noche ya pasó y que estás en el camino del nuevo amanecer, deja que Jesús transforme tus lamentos en gozo, y tus errores en manantiales de salud, prosperidad y éxitos... si lo crees ...él lo hará. Ya lo ha hecho por muchos y tú no eres menos que otros. Tú eres especial para Dios... Tú eres su hija amada en quién tiene complacencia, no lo olvides. Espera en él y él lo hará. Confía en él porque la lluvia de respuestas ya descienden para ti. Créelo...porque Estás a punto de recibir un gran milagro hoy.

Si no has hecho la oración de fe, ésta es tu oportunidad de decirle al único que te puede garantizar la vida eterna y una prosperidad permanente, lo siguiente: Señor Jesús he pecado contra ti, contra el cielo y contra mi cuerpo que es templo del Espíritu Santo, te pido perdón y me arrepiento de todos mis pecados, límpiame e inscribe mi nombre en el libro de la vida.

 Clic aquí para que te fortalezcas en el Señor
 

 
[ Cortesía de www.iglesialatina.org y modificado por Juan Quintero de www.panamae.com para Ti  | ]